13 cosas que aprendí en Inglaterra

Para leer el primer post de Inglaterra hacé click acá 

Les dejo 13 cosas que aprendí viviendo un mes en Inglaterra…

1. La hora del té es a toda hora
Tanto en Argentina como en otros países se tiene la idea (o se tenía?) de que el té en Inglatera se toma a las 17:00 hs. De alguna u otra forma idealizamos el famoso ‘five o’clock tea‘. Si bien en algunos lugares de Inglaterra se sigue ofreciendo, hoy en día es más una tradición pasada que supo instaurar la realeza y las clases burguesas.
Lo primero que hizo la familia que me iba a hospedar en Chichester fue ofrecerme una taza de té. Eran cerca de las 19:00 hs. Qué mejor bienvenida, no? Por cierto, la mejor taza de te que tomé hasta ahora (si, puede ser exagerado, pero había estado 20 horas arriba de dos aviones y un bus, estaba cansado, hacía frío y lo único que quería era una cama y una bebida caliente).
El té es una bebida de todo el día. Se toma en el desayuno, a media mañana, en el transcurso de la tarde, después de la cena, antes de ir a dormir. Todas las horas son buenas para una taza de té.

2. La cena se toma entre las 18:30 y 19:30
Sí, si piensan hacer algún tipo de intercambio y vivir con una familia local, la cena es a partir de las 18:30 o como muy tarde (tardísimo) puede comenzar 19:30. Para un argentino esto al comienzo puede ser un poco raro porque somos de cenar tarde; muchos extranjeros también se extrañan cuando vienen a nuestro país y ven que cenamos a las 22:00 a veces. Claramente después te acostumbrás e investigás las razones; es mucho más saludable.
En casa sabíamos que la cena estaba lista cuando Mr. T gritaba cual padre ‘Dinner’s serveeeeed, dinner’s served boys’. Después de la cena la vida continúa.

3. La comida no es mala
La gastronomía inglesa ha tenido mala reputación durante años pero eso ha cambiado. De hecho en Inglaterra, y en especial en Londres, hay una gran cantidad de restaurantes reconocidos con lo que se supone es la máxima distinción, las famosas estrellas Michelin.
Si me preguntan, tienen el mejor pan de ajo y las mejores galletitas (o cookies). Si están por visitar Inglaterra, definitivamente tienen que probar las galletitas Digestive (con chocolate amargo).

Otros puntos interesantes sobre la comida en Inglaterra:

– El conocido ‘fish & chips’ (pescado frito con papas fritas) se dejó de entregar en papel de diario porque las tintas contaminaban la comida (aunque se dice esto era lo que le daba ese toque especial y que en algunos lugares, si preguntan, todavía se sirve de esta forma; solo dichos que no pude comprobar).
– Para los postres siempre había helado en la casa, helado de vainilla o crema. Siempre es bueno tener un poco de helado, no?
– Un desayuno típico inglés es contundente. Claro que no se toma todos los días, pero una vez cada tanto es bienvenido. Consiste en: medio tomate, baked beans (porotos estofados), salchicha, black pudding (morcilla, sí, morcilla), champignones, panceta, huevos revueltos y hash browns (que son como croquetas de papa).
– En Argentina estamos acostumbrados a lo dulce pero para los ingleses, y europeos en general, un alfajor o el dulce de leche pueden resultar muy dulces y/o empalagosos. Con mi compañero de casa nos pusimos de acuerdo y les llevamos a quienes serían nuestros anfitriones, alfajores. Les encantaron, pero como para comer medio.
– Todas las comidas, al menos en nuestra casa, se acompañaban con ensalada. Por lo general de lechuga y tomate, y muchas veces con pepino. Incluso si comíamos un plato de pasta con salsa bolognesa, siempre cada uno tenía un bowl con ensalada.

4. Puntualidad
Al vivir en Argentina, la puntualidad no es una característica por la que se destaque el grueso de la población y la verdad, a veces puede ser algo irritante.
En Inglaterra si el tren está programado para pasar y salir de la estación donde estás esperando a las 11:08, el tren llega 11:08, ni un minuto más ni un minuto menos.
Hay demoras y cancelaciones? Si, claro, pero no son frecuentes.
Si pensás ir al teatro, más vale que llegues a horario. Un minuto después de la hora indicada es motivo para no dejarte entrar a la sala.

5. Los ingleses manejan por la izquierda
Les cuento algo que ya conocen, no?
Una cosa es decirlo y otra vivirlo. Cruzar la calle implica un doble esfuerzo, mirar a ambos lados, por las dudas.
Ahora, subirse a un auto puede ser otra complicación. Una vez Mr. T tenía que ir por la zona del college y dijo que nos llevaba. Quien escribe, un poco dormido, salió y se quedó esperando que destraben las puerta.
Mr T: ‘Are you driving today?’ ‘Catch the keys’. Me tiró las llaves, las agarré y me di cuenta que estaba esperando del lado del volante. Aplausos por favor. Las sensaciones dentro del auto son diferentes, al principio pensás que está todo mal y que vas a chocar en cualquier momento, después, como todo, te acostumbrás.

6. Las personas no son frías como se dice
A pesar de que una y mil veces me dijeron que los ingleses son de caracter frío, distantes y todo los sinónimos que se les ocurran, esto puede llegar a ser un prejuicio. Me sorprendió la calidez con la que me han tratado todos los ingleses que conocí y el afecto que nos han tenido.
Una de mis profesoras era la fan #1 de Argentina. Su sueño era visitar Buenos Aires, recorrer la ciudad y tomar clases de tango; de hecho nos pidió que armáramos una clase para exponer nuestra idiosincrasia al resto de nuestros compañeros extranjeros.

7. Todos los lugares terminados en -ester fueron dominios romanos
Sabía que el Imperio Romano había llegado a Inglaterra pero nunca supe que habían llegado tan lejos como hasta Manchester al norte del país. En una de las tantas animadas conversaciones que teníamos con la familia, nos enseñaron que todos los lugares que tienen el sufijo -ester estuvieron ocupados por los romanos: Winchester, Manchester, Chichester… Cada una de estas ciudades conserva vestigios de ese período. Chichester, por ejemplo, conserva las murallas originales construidas a forma de defensa.

8. Los policías regulares tienen prohibidos portar armas de fuego
Las cenas en la casa de la familia donde me hospedaba eran realmente muy ‘educativas’; hablábamos de todo.
Un tema que trajeron a colación es la prohibición de los policías ingleses a portar armas de fuego. Si uno presta atención, salvo en el cambio de guardia en Londres, donde las armas de la seguridad son las mismas que se ven en las películas, no se ven policías con armas de fuego.

9. Argentina, un país desconocido?
Algunas noches jugábamos con la familia, después de la cena, te y galletitas de por medio, a una trivia casera. Nos dividíamos en dos grupos y nos hacíamos preguntas de otros países.

Cuál es la moneda de Argentina?
Rupias 😱
– Pesos
– Dólares

La respuesta dada fue la que está marcada en rojo y negrita. Respuestas como esta te hacen pensar que el lugar donde vivís puede ser completamente desconocido para otros; así como el lugar donde viven otros puede ser totalmente desconocido para uno.

10. A los argentinos nos llaman ‘argies’
Muchas nacionalidades tienen una palabra más corta y amistosa (amistosa?). Británicos, brits. Japoneses, japs. Argentinos, argies. Australianos, aussies. Es común verlo en los diarios o escucharlo en los noticieros.

11. Entender inglés en la práctica puede ser más complicado
Por más que Argentina tenga excelentes institutos donde aprender inglés y tenga uno de los mejores niveles en Latinoamérica, vivir en Inglaterra y hablar inglés todos los días es diferente. Los jóvenes hablan muy rápido, como nosotros podemos hacerlo acá, y hablan con sus modismos, sus deformaciones del lenguaje y hasta a veces con sonidos. Los primeros días tenés que acostumbrar el oído, no queda otra. Todo lo que sepas sirve, pero en el campo es diferente.
Un mes de despertarte en una casa conviviendo con personas locales, un mes hablando en inglés en prácticamente todos los lugares, clases en inglés, te acostumbrás y aprendés un montón. Todos marcan tu progreso, sobretodo en el acento. Terminás hablando, o intentando, como un joven más, con sonidos. Donde un ‘Hiru?’ es un ‘Hola, cómo estás?’ y un ‘Tha’ es un ‘Gracias’. El ‘yes’ pasa a ser un ‘yeah’ o ‘yup’.

12. Tener una casa propia es muy complicado
Aparentemente tener una casa propia (al igual que en muchos países), es un ‘sueño’ difícil de cumplir. La familia nos comentó que ellos tenían casa propia porque la heredaron de sus padres; de no ser así nunca hubieran podido comprar una. Muchas hectáreas son dominio de la familia real, muchas.

13. Las distancias son cortas
En Argentina estamos acostumbrados a manejar 4 horas de Buenos Aires a Mar del Plata para ir a pasar un fin de semana. En Inglaterra, manejando 4 horas podés estar en otro país, lejos de tu casa, muy lejos. Tomarte un vuelo de 2 horas puede dejarte en países diferentes.

Contanos qué cosas aprendiste viajando en los comentarios 👇

Comentarios 1

  1. 5 razones por las que deberías hacer un intercambio – Desnortados
    junio 29, 2017 Reply

    […] de aprender… leyeron el post 13 cosas que aprendí en Inglaterra? […]

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *