Bahía de Halong – ¿Maravilla Natural del Mundo?

Bahía de Halong al atardecer

Lo primero que nos tenemos que preguntar es:

¿Cómo surgieron las nuevas siete maravillas naturales del mundo moderno?

Fue una iniciativa de la empresa New Open World Corporation, fundada por un tal Bernard Weber. Se realizó una amplia selección inicial de lugares que fueron pasando de ronda hasta quedar 30 elegidos por un cuerpo de expertos (ponele). Estos últimos finalistas pasaron a la fase de votación abierta a través de la web oficial del concurso. Básicamente, cualquier persona con acceso a Internet en el mundo podía votar.

¿A qué quiero llegar con esto? Que por más “democrática” que pudo haber sido la votación, los lugares con mejor/mayor acceso a Internet y con poblaciones más numerosas e interesadas en el concurso tenían una clara ventaja. De hecho, me acuerdo que en la facu, en el primer año de la carrera en Turismo y Hotelería nos hicieron votar a todos por las Cataratas del Iguazú.

Para no hacerla tan lunga, si nos fijamos en una de las 7 maravillas del mundo moderno que salió ganadora, se encuentra el Cristo de Rio. Y todo bien eh, pero no me digan si Angkor Wat, por poner solo un ejemplo, no merecía el título de Maravilla?

En fin, simplemente quería decir que es solo un título marketinero que ayuda a la comercialización del destino turístico o le da una cierta jerarquía.

Y ahí es, muchas veces, cuando empiezan los problemas. Cuando un lugar es declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO o recibe algún otro título como Maravilla del Mundo, por lo general, el afluente de turistas que visitan esos lugares, se incrementa bastante.

Quebrada de Humahuaca, Argentina

Ser declarado Patrimonio de la Humanidad, es toda una movida. No es que viene el Sr. Unesco y dice: “Che, este lugar está bueno para ser declarado patrimonio, no?” y listo…

Hay todo un proceso de trabajo que conlleva mucho esfuerzo por parte de la población local. En la facu estudiamos el caso de la Quebrada de Humahuaca por lo polémico que fue. Si uno viaja hoy en día y presta atención, ese título ha traído aparejado algunos problemas y una cierta pérdida de autenticidad. Además del incremento de los precios excesivo en los servicios; todos quieren sacar su tajada.

Cuando sos declarado Patrimonio, como país anfitrión, tenés que trabajar por mantener el título, teniendo en cuenta, que la cantidad de turistas, por la jerarquización que tuvo el destino, incremente. Lindo quilombo.

Valparaiso, Chile

Antes de pasar a la Bahía de Halong, les cuento otro ejemplo cortito. En 2016 fui a Valparaiso con dos amigos. Quizás recuerden que ese verano fueron mediatizados varios incendios por la zona. Nosotros fuimos testigos de uno. En la esquina del hostel había (o hay) una estación de servicio. Un coche de bomberos estaba cargando nafta y uno de los bomberos se sentó en la plazoleta del boulevard. Lo vimos y le ofrecimos agua, se lo veía cansado, sucio del trabajo y transpirado. Nos contó que habían estado trabajando en un incendio en uno de los montes.

“La mayoría de los incendios acá son provocados, son intencionales”. Y ahí me di cuenta que estaba ante un destino donde el título de ‘Patrimonio de la Humanidad’ peligraba.

En el caso de Valparaíso, hay dos montes que fueron declarados Patrimonio de la Humanidad. Esto hace que las propiedades no puedan ser modificadas y a su vez, incrementen su valor económico automáticamente, al igual que todos los terrenos aledaños. Consecuencias? Especulación inmobiliaria, gentrificación, pérdida de la autenticidad. Los incendios provocados tienen el fin de quemar determinadas porciones de tierras para que su valor sea prácticamente nulo. Ahí entran las empresas hoteleras y/u otras que compran por muy poco dinero para comenzar construcciones millonarias. La población local es desplazada y en su lugar, ingresa otra con un mayor poder adquisitivo. Triste historia.

Cada vez que vean incendios en lugares de este tipo sepan que es muy probable que hayan sido intencionales y que detrás haya un fin económico por parte de alguna empresa y/o gobierno.

Bahía de Halong, Vietnam

Ahora si, mis impresiones de la Bahía de Halong.

 

En primer lugar, la decisión de contratar un crucero fue difícil. Habíamos leído y nos habían advertido de las miles estafas que se daban en Vietnam y en particular en Halong Bay.

Comenzamos nuestra búsqueda por la ajetreada Hanoi, esquivando motos, caminando por la calle y entrando a todo local que venda paseos por la bahía. La verdad, no me acuerdo quién, pero nos salvó. Nos recomendaron a una chica de confianza con su propia agencia que era toda una leyenda para los hispanohablantes. De hecho llegamos y estaba atendiendo a una cordobesa.

Les dejamos su Facebook: Holidaytravel – Phuong Vu

Un problema menos. Compramos un crucero de precio intermedio. Para que se den una idea, hay tres tipos de cruceros: los económicos, los intermedios y los ‘de lujo’. Si no recuerdo mal pagamos usd150 por el crucero Apricot con todo incluido. Tres días, dos noches.

Si bien a nosotros, por suerte, no nos pasó nada. Nos han contado y es sabido de la operación de las mafias (como en todos lados) que controlan los paseos por la bahía. Una maniobra de extorsión popular es pedirte el pasaporte cuando entrás y no devolverlo. Nunca jamás de los jamases hagan eso!

Cuando llegamos al punto de embarque me sorprendió la enorme cantidad de barcos, barquitos y barcotes que estaban estacionados. Ahí ya me di cuenta que la autenticidad o la aventura a lo inexplorado y/o desconocido no iba a ser tan así. Y no me equivoqué. Durante todo el recorrido había centenares de embarcaciones que iban y venían. Inmediatamente pensé en que todos funcionaban a motor y la contaminación e impacto que genera eso.

 

Les dejo algunas fotos…

Granja de perlas en la Bahía de Halong

 

Vendedora ambulante de la Bahía de Halong

 

Cueva de las maravillas o Hang Sung Sot

 

Mirando a la nada, pensando en todo (?)

Me pregunto entonces, desde un lado si quieren un poco más egoista, pero sin generalizar, cuán bien le hace a los destinos ser declarados Patrimonio de la Humanidad o tener algún otro título marquetinero. Es cierto a muchos lugares los favorece, se generan puestos de trabajo, hay ingreso de divisas, entre otros beneficios. Pero por el otro, cuando no hay control o gestión del destino, se pueden dar varias cosas negativas.

En fin, creo que en lineas generales, el paseo por Bahía de Halong me decepcionó un poco. Súmenle que nos tocaron días nublados y no se pudo apreciar todo el paisaje.

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *