Batu Caves

¿Vale la pena visitar las Batu Caves?

Ir hasta las Batu Caves es uno de los paseos típicos para hacer desde Kuala Lumpur.

Pero… ¿qué son? ¿vale la pena visitarlas?

Las cuevas de Batu no solo son las más reconocidas de Malasia sino que también son uno de los santuarios hinduistas más importantes fuera de la India. Se encuentran en el distrito de Gombak, a 13 kilómetros de KL y llevan su nombre debido al río que fluye detrás de la colina.

Si bien el acceso general es gratuito hay varias cuevas que para ingresar tienen un costo adicional.

Según lo que nos contaron, fueron descubiertas en 1878 por un norteamericano llamado William Temple Hornaday (quien fue también el primer director del actual zoológico de Bronx en Nueva York).

Lo primero que sorprende al salir del tren y caminar unos metros son los monos robando comida, la escalera con 272 escalones hacia las cuevas y la estatua de 42 metros de Murugan (la más alta de este dios en todo el mundo). Murugan es el dios hindú de la guerra, hijo de Shiva y Parvati. Según el hinduismo, tiene seis cabezas y representa al ejército de Shiva contra los demonios.

En Malasia se realiza un peregrinaje desde el templo Sri Mahamariamman en Kuala Lumpur hasta las cuevas, donde más de un millón de personas son convocadas año tras año para venerar al dios durante el Festival Thaipusam. Este festival es originario del sur de la India y se celebra entre enero y febrero. La leyenda representa (como en varias historias del hinduismo) la victoria del bien sobre el mal, donde Marugan derrota al demonio Soorapadam con las lanza que le regaló Shiva. Nosotros estuvimos cerca de la fecha pero no lo llegamos a ver. Por lo que nos contaron la peregrinación incluye autoflagelaciones de los fieles que participan.

Cuidado con los monos

En las inmediaciones de las cuevas hay monos. Bueno, en todo el Sudeste Asiático hay monos. Tengan especial cuidado! Traten de no llevar comida y si lo hacen, sean responsables y NO alimenten a los monos. Asimismo, tengan cuidado con sus pertenencias. Vimos varios monitos bastante agresivos.

 

Cuando decidís que es tiempo de bajar te das cuenta lo alto que subiste. Las vistas son geniales, se llegan a ver las Torres Petronas (y eso que estaba lloviendo y la visibilidad no era muy buena).

Si nos preguntan, el paseo valió la pena. El tren no cuesta mucho y aprendimos un poco más sobre el hinduismo. Salvo por los monos y la lluvia fue una linda excursión.

Transporte

Para llegar a las Batu Caves hay que tomar el tren KTM Komuter (en nuestro caso lo tomamos desde KL Sentral) y bajarse en la estación terminal Batu Caves, o al menos es la forma más rápida y directa. Tengan en cuenta que el tren tiene frecuencias bastante espaciadas (por lo que sugerimos planificar la visita teniendo en cuenta los horarios) y que deberán sacar un ticket diferente al que usan las otras líneas de trenes. Desde KL Sentral son alrededor de 4o minutos; no se preocupen, los trenes tienen aire acondicionado.

 

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *