Crucero de expedición a Cabo de Hornos

Cabo de Hornos, más allá del Fin del Mundo

Si nos leen desde los principios del blog, recordarán estos dos posteos:

Olvidarse la cámara de fotos – Parte I

Olvidarse la cámara de fotos – Parte II

Bueno, este es el viaje donde me olvidé la cámara de fotos… Así que todo las fotos que vean fueron tomadas con un celular Motorola.

Antes de seguir me parece importante aclarar que los cruceros de expedición son diferentes a los cruceros a los que seguro estemos acostumbrados: esos cruceros gigantescos que van a Brasil o al Caribe y tienen mil pisos, casino, piscinas, gimnasio, teatro, cine y toda la parafernalia de servicios para que pases tus vacaciones con todo incluido en el barco.

Los cruceros de expedición son más pequeños y más austeros. En el caso de la flota de Australis, las embarcaciones tienen que navegar por fiordos. Este tipo de navegación es bastante compleja por un montón de factores: profundidad de las aguas, la peligrosidad de los vientos y mareas por esas latitudes. De hecho, el Cabo de Hornos es uno de los puntos en el mapa donde más gente ha muerto y donde más embarcaciones han naufragado a lo largo de la historia.

Esto no significa que se cubran los servicios esenciales para que disfrutes de una experiencia increíbles.

Por otro lado, la ruta que hice en su momento fue un round trip desde Ushuaia, Tierra del Fuego, Argentina. Hoy este itinerario no está disponible. Si les interesa, pueden chequear la web oficial de Cruceros Australis y ver todas las opciones disponibles según cada temporada.

Ahora si, comencemos con el itinerario!

Ushuaia

Embarcamos y dejamos atrás a la ciudad de Ushuaia en la provincia de Tierra del Fuego para cruzar el límite internacional por el Canal Beagle hasta la localidad de Puerto Williams donde realizamos migraciones.

Glaciar Garibaldi

Temprano por la mañana empezamos a navegar el fiordo Garibaldi en aguas chilenas ya en el Parque Nacional Alberto de Agostini. Nuestro primer stop fue el Glaciar de nombre homónimo. La idea era realizar un descenso para hacer un mini trekking hasta una cascada de origen glaciar pero lo que se ve en la foto fue la distancia máxima a la que nos pudimos acercar al glaciar por la cantidad de hielo que había. Las aguas estaban tan calmas que reflejaban absolutamente todo.

Glaciar Pia

Seguimos navegando por el brazo noroeste del Canal Beagle y llegamos hasta el Glaciar Pia. En este caso si pudimos realizar un descenso para pisar tierra firme y hacer un ascenso rápido hacia un punto panorámico.

Cabo de Hornos

El tercer y último día era clave porque llegábamos hasta el mítico Cabo de Hornos navegando por el Canal Murray y la Bahía Nassau para llegar al Parque Nacional más austral de América. En este punto del mapa las aguas de los océanos Atlántico y Pacífico se unen.

La noche anterior y durante la primer parte de la mañana el barco se movió de izquierda a derecha, de arriba hacia abajo, en diagonal y en todas las formas habidas y por haber. En este tramo del recorrido se navega por aguas abiertas.

Finalmente pudimos subirnos a los zodiacs y llegar hasta el último confín del continente de América. Solo 1000 kilómetros nos separaban de la Antártida.

Después de haber transitado el Cabo de Hornos entramos en la Avenida de los Glaciares. Una sucesión de glaciares a lo largo de la costa. De otro planeta.

Por la tarde desembarcamos en bahía Wulaia, un sitio histórico que fue uno de los asentamientos más grandes de los Yámanas. Allí realizamos una pequeña caminata hasta llegar al mirador de la bahía.

 

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *