Cruzar el Puente de Williamsburg caminando

Cruzar el Puente de Brooklyn en tu primer visita a Nueva York es un must… pero todos sabemos que está lleno de gente y ciclistas y la experiencia no es 100% satisfactoria. Teniendo en cuenta esto, empezamos a escribir sobre otros puentes, como el de Manhattan (post próximamente disponible)  y el de Williamsburg, mucho menos concurridos y con muy buenas vistas de la ciudad.

Un poco de contexto

El Puente de Williamsburg se inauguró en 1903 y para esa época fue el puente de suspensión más largo del mundo (o puente colgante) y el primero con sus torres en ser construidas enteramente de acero.

El puente conectó el barrio de Lower East Side en Manhattan con el de Williamsburg en Brooklyn; esto permitió un intercambio en muchos sentidos entre estos dos barrios de la ciudad.

En 1988 casi lo cierran por su deterioro pero por suerte se lo reconstruyó y hasta hoy en día sigue en pie.

Es bastante común ver judíos ortodoxos cruzando el puente. Antiguamente, esta colectividad se había instaurado en Lower East Side y luego de la inauguración del puente pasaron a Williamsburg, donde hoy se los puede ver caminando por sus callecitas.

Cruzar el puente

El puente de Williamsburg tiene dos sendas, una para peatones y otra para ciclistas. El de la derecha mano a Brooklyn es el peatonal. El tema es que las mejores vistas del skyline están del otro lado. Es Nueva York, y si algo no se respeta, son las normas. Así que pueden ir tranquilamente del lado de los ciclistas siempre y cuando no entorpezcan su paso; sean prudentes.

Mi recomendación es que empiecen caminando por la senda peatonal, a la mitad pasen a la senda de ciclistas como para ver las vistas y vuelvan a la peatonal porque llegando a Brooklyn se puede ver street art desde lo alto del puente. Cuando bajen, recorran las calles debajo del puente, hay varios graffitis interesantes.

Pero el puente no solo es peatonal y para ciclistas, junto con el de Manhattan son los únicos puentes colgantes que tienen tráfico de automóviles (para 1903 eran carretas) y también lo cruzan las líneas J, M y Z del subway.

Como pueden ver en la foto, lo malo de este puente es que te sentís como en una jaula dado que está completamente enrejado.

Aún así, miren que lindas vistas que se tienen desde lo alto del puente.

Una vez que cruzan el puente puede dar un paseo por Williamsburg o por el Domino Park, el parque más nuevo de Nueva York

Si son fan de la fotografía urbana, la arquitectura, las formas o los puntos de fuga… a la mitad del puente hay un pasaje que conecta la senda peatonal y la de ciclistas. Si miran hacia los lados están las vias del tren y BANG, tremendo spot!

 

TIP para sacar fotos!

Como el puente está todo con el enrejado, hay lugares donde personas muy inteligentes han cortado parte del alambre para sacar fotos! Búsquenlos y metan su cámara por ahí y evitar el cuadriculado de las rejas! (tampoco se ilusionen tanto, no son demasiado grandes)

Si llegan a ir, pegamos tres calcomanías a lo largo de todo el puente… ¿Nos cuentan si están ahí todavía?

En un país con un presidente que quiere construir un muro en la frontera con México me hace pensar que al final, la historia, no sirve para nada. Nuestro deber es construir puentes porque los puentes conectan, los puentes nos unen…

 

Si ya fuiste a Nueva York, contanos si cruzaste el puente de Williamsburg en los comentarios!

 

En Instagram les dejamos más fotos en las stories destacadas!

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *