¿El mejor pastrami de Nueva York?

¿El mejor pastrami de Nueva York?

Venir a Nueva York es sinónimo de probar muchos platos típicos de diversas partes del mundo porque hay una diversidad tan grande que quedarte solo con la comida chatarra sería un pecado.

Uno de esos platos característicos es el pastrami o pastrón, introducido y popularizado en Estados Unidos por los judíos que llegaron a mitad del siglo XIX desde Rumania principalmente. Se dice que originalmente la hacían con pollo pero al ser la carne vacuna más económica, lo comenzaron hacer con ella… y voilà, eso dio como resultado, más o menos el pastrami que se comercializa hoy en día en gran parte del mundo.

Su significado hace referencia justamente al proceso de preparación de la carne. Por lo general se la desangra a través de un prensado y pasa por salmuera para luego cocinarla/ahumarla lentamente con especias (cada cocinero tendrá su receta).

Katz’s Delicatessen

El lugar más popular para comer el sandwich de pastrami es Katz’s Delicatessen, localizado al 205 de la calle East Houston.

When Harry met Sally es una de las tantas películas que allí se filmaron, de hecho hay un cartel bastante cómico que hace referencia a la peli.

En las paredes se pueden ver las celebridades que han visitado el local, fotos viejas, recortes de diarios y un sin fin de imágenes alusivas a la leyenda que representa Katz para Nueva York.

Como es tan popular, por lo general, el local tiene fila (en temporada alta he visto hasta dos cuadras). Así que si quieren ir, paciencia. Mi recomendación es que vayan tarde en la noche, ya no hay tanta gente a esa hora.

Ni bien entrás al local te dan un papelito. Regla número 1: NO LO PIERDAS. Dicen que te cobran una fortuna por perderlo.

Una vez dentro del local hay varias estaciones donde haces tu pedido. El sandwich más solicitado es el de pastrami on rye (con pan de centeno).

Toda la preparación es delante tuyo. Cogen la carne y la van cortando en lonjas finitas. ¿Lo mejor? Te dan de probar algunos pedacitos como para aminorar la espera.

Te preguntan si querés mostaza (y si no, tenés el pote en las mesas) y listo. Para ahorrarse unos dólares recuerden que pueden pedir tap water, es gratis en todos los restaurantes.

El sandwich lo sirven con 2 pepinos avinagrados. Es grande pero no creo que sea para compartir, una persona de ‘buen comer’ no debería tener problema en terminarlo. El pan de centeno no es grueso y eso está buenísimo porque resalta el sabor de la carne.

Las lonjas de pastrón tienen un deje ahumado y son tiernas, aunque para mi gusto, un poquitín secas, pero se contrarresta con lo agridulce del pepino y la humedad que le da la mostaza.

El sandwich es bueno pero no me voló la cabeza; creo que está un poco inflado; mucho más con el precio que tiene: 24usd.

Sarge’s delicatessen & diner

Como soy inquieto y me gusta derribar ‘a los mejores de’ (es que a veces el marketing y los medios generan posiciones que los locales de comida no se merecen), pregunté dónde comer pastrami. La respuesta de muchos locales: Sarge’s…

Este local situado al 548 de la 3rd Ave, es mucho más chiquito que Katz. Ni bien entrás tiene una roticería donde podés comprar comida hecha o fiambres. De lo contrario una hostess te ubica en una mesa.

El precio es prácticamente el mismo, usd24 y el tamaño más o menos también (aunque si no me falla el ojo, es un poquito más grande que el de Katz). El ambiente está bien decorado, pero en este aspecto hay que admitir que Katz es más pintoresco. En Sarge’s tampoco está todo el show de la preparación, eso hace que entre que pedís tu orden desde tu mesa hasta que la traen, todo es mucho más ágil. De hecho, me sorprendió la rapidez con la que trajeron el sandwich.

Peeeero, en sabor, Sarge’s es mejor!

A simple vista se puede ver que en Sarge’s el pastrón está cortado aún más finito, casi tipo fiambre. El pan está bien, es prácticamente igual que en Katz. Acá también lo sirven con dos pepinos y una mini porción de ensalada coleslaw.

Y si bien ir a Katz es toda una experiencia, en sazón, elijo a Sarge’s. El punto de la carne creo que está mejor logrado, también con un deje ahumado rico.

En fin, ambos lugares están buenos. Katz tiene el ambiente y Sarge’s la sazón…

Reportó Joel para Desnortados desde Nueva York.

¿Nos seguís en Instagram?

Comentarios 2

  1. Javi – Verdad Viajera
    marzo 7, 2019 Reply

    Creo que comer en ese lugar fue uno de los momentos más felices de mis tres días en New York! Lo sigo recordando, y no veo la hora de volver para visitar de nuevo Katz.
    Seguro que Cuando Harry conocio a Sally, tiene un poco la culpa de ello.
    Abrazo!!

    • desnortados
      marzo 7, 2019 Reply

      Jajaja, la comida es una parte muy importante de los viajes y creemos que forma parte de una experiencia global!
      Saludos!

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *